12 - 24 Meses

El desarrollo: de los 12 a los 24 meses de edad

El período entre su primer y segundo cumpleaños corresponde a una época de increíble y emocionante crecimiento tanto físico como mental. Gracias a que sus habilidades motoras están mejorando y sus músculos se están haciendo más fuertes, es cada vez más activo durante el día, camina y pasea con más confianza, también ha conseguido la coordinación necesaria para correr y saltar. Sus huesos se desarrollan rápidamente, a través de un constante proceso de renovación ósea.

Socialmente, se vuelve cada vez más autoconsciente y asertivo, esto junto con cambios dramáticos que suceden en el centro de lenguaje en su cerebro, le permite expresar sus deseos y necesidades más claramente.

Cuando empiece a juntar palabras, sus oraciones serán muy simples. Por ejemplo "juega conmigo", palabras como "Yo", "Mi", “Mamá y “Papá” pueden convertirse en sus preferidas, conforme mejoran sus aptitudes de comunicación entre el primero y segundo años de edad.

Su desarrollo requiere del consumo de una mayor cantidad de energía, así como de una amplia gama de nutrimentos, sin embargo, su estómago es todavía pequeño en relación al tamaño de su cuerpo, por esto es importante proporcionarle una dieta correcta.

La nutrición correcta apoya a su desarrollo

Aunque se parece cada día más a un mini adulto, todavía tiene mucho por crecer y sus necesidades nutrimentales son diferentes a las tuyas, necesita casi tres veces más energía que un adulto. Ten en cuenta que su estomaguito es alrededor de tres veces menor, y por esto cada bocado cuenta.

Si está aprendiendo a caminar necesita una gran variedad de nutrimentos para ayudar a su rápido desarrollo.

Una dieta correcta es necesaria para proporcionarle el requerimiento adecuado de nutrimentos que necesita para su desarrollo óptimo. Dos vitaminas vitales para esta etapa son el hierro y la vitamina D.

Como ya hemos comentado anteriormente, el hierro juega un papel importante en muchas funciones del cuerpo y es un nutrimento fundamental para el correcto desarrollo del cerebro. Entre las principales fuentes de hierro de origen animal, figuran las carnes rojas y magras, los pescados ricos en ácidos grasos y los huevos, por otro lado, las principales fuentes vegetales de este son los frijoles y verduras de hojas verdes. La carne y el pescado contienen “hierro hemo”, que es un tipo de hierro que se usa y se absorbe más fácilmente en comparación con el “hierro no hemo” encontrado en fuentes vegetales. Pequeñas porciones de carne y pescado en su dieta mejorarán la absorción de hierro proveniente de otras fuentes.

Los niños que están aprendiendo a caminar, regularmente pueden tener un fuerte temperamento, pueden ser quisquillosos para comer y presentar poco apetito. Debido a esto, muchos niños no reciben suficiente hierro en sus dietas y sorprendentemente, más del 50% de entre los 18 meses y 36 meses de edad no reciben la cantidad diaria de hierro recomendada, por lo que, debes ser consciente de que este nutrimento es vital.2 La situación puede empeorar si consume alimentos que presentan un bajo contenido en hierro.

Para aumentar su ingesta de este mineral, intenta ofrecerle al menos un alimento rico en hierro cada día, recuerda acompañar este alimento con verduras o frutas ricas en vitamina C para que absorba el hierro de manera más eficaz.

También la vitamina D, es otro nutrimento esencial en esta etapa, esta apoya el desarrollo de los huesos de tu hijo y ayuda al cuerpo a absorber el calcio y el fósforo. Los pescados ricos en ácidos grasos, los huevos y los cereales enriquecidos son ricos en este nutrimento, pero puede ser que a esta edad no consuma estos alimentos en cantidad suficiente para obtener el requerimiento de esta vitamina. Recuerda, que para que la vitamina D se trasforme dentro del cuerpo a su forma activa, tu niño debe tener exposición al sol con ropa, basta con que juegue al aire libre entre 10 – 15 minutos diariamente y le dé el sol indirectamente en su manos y su carita.

Los productos lácteos son otra buena manera de ayudar a que tu niño obtenga los nutrimentos que necesita en esta etapa. Algunos están fortificados con vitaminas A, C y D para ayudar a complementar la dieta de niños de 1 a 3 años de edad. Aptamil® 3 es un producto lácteo combinado adicionado con vitaminas A, C y D y una mezcla de nutrimentos que apoyan a fortalecer el sistema inmunológico y favorecen el desarrollo cognitivo*.

Jugar: La estimulación perfecta cuando está aprendiendo a caminar

El jugar es la manera de aprender de los niños. A través del juego, adquieren habilidades que necesitan para la vida, como aprender, compartir, escuchar, interactuar y resolver problemas.1

En esta edad suelen jugar solos y pueden no interactuar, lo cual es completamente normal incluso en la compañía de otros niños, esto se llama juego paralelo. En algún momento, generalmente cuando cumple dos años, comenzará a interactuar con los demás.

Tiene una creciente conciencia de lo que está sucediendo alrededor de él y más asertividad, lo que puede llevarlo a querer tomar el control de ciertas cosas, al permitirle aprender a caminar solo y tomar sus propias decisiones, lo ayudarás a sentirse valorado y escuchado.

Al darle la posibilidad de elegir entre dos objetos o dos alimentos, le permites asumir el control cuando está aprendiendo a caminar.

Dale a elegir qué ropa llevar o con qué juegos jugar. También incítalo a hacer uso de sus nuevas habilidades de coordinación, al caminar de diferentes maneras, lateralmente, hacia atrás o hacia delante.

Mientras más aprende y comprende, escuchará con más interés lo que estás diciendo. En esta etapa del desarrollo, es muy probable que desee cantar algunas canciones, así que es una buena idea refrescar tu memoria y recordar tus temas favoritos de la infancia.

Ten cuidado con tus expresiones faciales y el lenguaje que utilices alrededor de tu hijo, pues aprende imitando. ¡Lo que recuerda y repite cuando sólo tiene 1 año de edad es bastante sorprendente!

En esta etapa te recomendamos…

Buscar recetas que incluyan alimentos ricos en los siguientes nutrimentos, para apoyarlo en su desarrollo en esta etapa.*

  • Ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga: como los pescados (el salmón, las sardinas y el atún).
  • Hierro: como la carne de res, de cerdo, de cordero o de pollo, verduras de hojas verdes, cereales de desayuno.
  • Vitamina D: como los productos lácteos, el yoghurt y el queso.
  • Vitamina C: como los cítricos, las fresa, los arándanos.
  • Carbohidratos: como el camote, la papa, la yuca.

Referencias

1. Play England. Why is play important? [En línea]. Disponible en: www.playengland.org.uk/about-us/why-is-play-important.aspx [Última revisión mayo 2014]
2. Infant and Toddler Forum. Iron fact sheet for HCP’s [En línea]. Disponible en: https://www.infantandtoddlerforum.org/media/upload/pdf-downloads/4.4_-_Iron_Deficiency_Anaemia_in_Toddlers.pdf [Última revisión julio 2014]
2. Infant and Toddler Forum. How to get enough iron in your toddler’s diet [En línea]. Disponible en: https://www.infantandtoddlerforum.org/media/upload/pdf-downloads/iron-the-facts_1.pdf [Última revisión julio 2014]
4. SACN (2007) Update on Vitamin D Position statement by the Scientific Advisory Committee on Nutrition, London TSO
5. Chief Medical Officers. Vitamin D – advice on supplements for at risk groups [En línea]. Disponible en: www.dh.gov.uk/prod_consum_dh/groups/dh_digitalassets/@dh/@en/documents/digitalasset/dh_132508.pdf [Última revisión julio 2014]
6. NHS UK. Vitamin for children [En línea]. Disponible ent: www.nhs.uk/Conditions/pregnancy-and-baby/pages/vitamins-for-children.aspx [Última revisión Julio 2014]
*Consulta a tu profesional de la salud, quien es el único indicado para hacerte la mejor recomendación de alimentación para tu hijo.

Aviso Importante: LA LACTANCIA MATERNA ES LA MEJOR FORMA DE ALIMENTACIÓN PARA EL LACTANTE. La introducción parcial de la alimentación con biberón puede conducir al abandono de la lactancia natural y la posibilidad de revertir esta decisión es limitada; de ahí que la alimentación con base en fórmulas lácteas debe llevarse a cabo solo ante la dificultad real de suministrar al lactante leche materna ya sea por intolerancia del niño, por ausencia de la madre o por su incapacidad para dar leche o cualquier otra razón sanitaria fundada. El uso de sucedáneos de la leche materna en forma inadecuada y/o innecesaria repercute en el estado de salud del lactante y afecta los aspectos sociales y económicos de la alimentación. Mantener la práctica de la lactancia natural como medio de mejorar la salud y la nutrición de lactantes y niños de corta edad es preocupación prioritaria de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (U.N.I.C.E.F.). El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS-1981) tiene como objetivo contribuir a proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de sucedáneos de la leche materna, cuando éstos son necesarios.