1er mes

Durante las últimas 4 semanas, debes haber notado algunos cambios considerables no sólo en la apariencia de tu bebé, también en su manera de relacionarse con su entorno. Te podrás haber dado cuenta que ha comenzado a reaccionar a sonidos cotidianos como el timbre de la puerta o el teléfono sonando, estas son señales de un correcto crecimiento físico, mental y cognitivo.1

Desarrollo muscular

Los músculos de tu bebé se harán cada vez más fuertes a medida que se desarrolla, en este mes puede que siga batallando para levantar su cabeza, pero conforme pasan los meses, su cuello y la parte superior de su cuerpo ganarán fuerza, y pronto aprenderá a sostener su cabecita, primero, cuando esté acostado boca abajo y después poco a poco, logrará levantarse por sí solo con sus brazos, sosteniendo la cabeza y mirando a su alrededor.1 Los bebés nacen con un reflejo llamado “reflejo de prensión” que significa que siempre que pongas algo en su manita, como tu dedo o alguna manta, lo intentará sujetar con fuerza. Notarás como intentará agarrarse a cualquier cosa que pongas en su mano.1

Primeros gestos

Observaras que tu bebé hace muchos gestos, entre ellos sonreír, en esta temprana edad, estas sonrisitas son solamente reflejos, es decir, no demuestran felicidad o tristeza, no te preocupes, si no sonríe, no significa que esté infeliz, más adelante, aprenderá a expresar esta emoción y sonreirá cuando esté listo. Recuerda que los bebés aprenden de quien está cerca de ellos, por lo tanto, asegúrate de sonreír mucho.1

Desarrollando la vista

Los recién nacidos tienen miopía, lo que significa que sólo pueden ver formas borrosas. Al nacer sólo pueden ver a 8 - 12 centímetros de distancia. Las habilidades visuales durante el 1° mes están mejorando y aunque todavía son limitadas, podrás notar que sus ojos voltean a todos lados, esto es porque no han aprendido a centrarse aún. Sin embargo, están atraídos por objetos en movimiento y rostros humanos, especialmente el tuyo, que constituye al cargarlo el límite de lo que puede ver con mejor claridad.1

La belleza de la unión materna

El contacto de piel a piel constituye una gran manera de reforzar el vínculo emocional entre tú y tu bebé. También, ayuda a regular su frecuencia cardíaca y su temperatura.1 Amamantarlo meciéndolo suavemente puede ayudarlo a sentirse protegido, amará el contacto físico contigo, así que no dudes en darle masajes, mimarlo y mover suavemente sus brazos y piernas para relajarlo. También recuerda que no todos se desarrollan al mismo ritmo y la gama de lo que se considera "normal" es muy amplia, puede que esté adelantado en ciertos aspectos y ligeramente atrasado en otros,1 no obstante, si estás preocupada acerca de demoras específicas, consulta a tu profesional de la salud, para que te orientarte acerca del desarrollo de tu hijo.

Los Ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) – alimento para el pensamiento

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, posteriormente hasta los 2 años o más, los lactantes deben seguir con la lactancia materna complementada con otros alimentos nutritivos.1 Tu bebé recibe todos los nutrimentos que necesita para desarrollarse a partir de la leche que produce tu cuerpo, es por esto que tu dieta durante la lactancia materna es tan importante, así como beber entre 3 y 3.2 litros de agua al día.*

Ciertas investigaciones muestran que los AGPI, en particular el Ácido araquidónico (Omega 6) y el Ácido docosahexaenoico (Omega 3) que se encuentran naturalmente en la leche materna, son muy importantes para estimular el desarrollo cerebral, visual, nervioso y motor de tu hijo.1 Te recomendamos incluir estos alimentos que son ricos en AGPI en tu dieta:

  • Salmón, sardinas o atún.
  • Nueces, almendras, cacahuates.
  • Frutos secos.
  • Aceite de olivo.

También puedes probar estos platillos que además de deliciosos son saludables:

  • Salmón asado con verduras decorado con arándanos.
  • Tostadas de atún con ensalada de jitomates.

Referencias

1. WHO. Breastfeeding [En línea]. Disponible en: www.who.int/topics/breastfeeding/en/ [Última revisión abril 2014]
*Consulta a tu profesional de la salud, quien es el único indicado para orientarte y proporcionarte la mejor recomendación de hidratación y de una dieta correcta.

Aviso Importante: LA LACTANCIA MATERNA ES LA MEJOR FORMA DE ALIMENTACIÓN PARA EL LACTANTE. La introducción parcial de la alimentación con biberón puede conducir al abandono de la lactancia natural y la posibilidad de revertir esta decisión es limitada; de ahí que la alimentación con base en fórmulas lácteas debe llevarse a cabo solo ante la dificultad real de suministrar al lactante leche materna ya sea por intolerancia del niño, por ausencia de la madre o por su incapacidad para dar leche o cualquier otra razón sanitaria fundada. El uso de sucedáneos de la leche materna en forma inadecuada y/o innecesaria repercute en el estado de salud del lactante y afecta los aspectos sociales y económicos de la alimentación. Mantener la práctica de la lactancia natural como medio de mejorar la salud y la nutrición de lactantes y niños de corta edad es preocupación prioritaria de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (U.N.I.C.E.F.). El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS-1981) tiene como objetivo contribuir a proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de sucedáneos de la leche materna, cuando éstos son necesarios.