Platícale a tu bebé,

él o ella reconoce tu voz

¡Ejercítate!

La leche materna es el mejor alimento

Mi bebé y yo

Sabemos que el cuidado de tu bebé es tu prioridad. Conoce más acerca de cómo brindarle una mejor alimentación, cuidar su salud y fomentarle un correcto desarrollo.

¿En qué etapa te encuentras?

Bebé

Mientras que la nutrición juega un papel vital en el desarrollo físico y mental de tu bebé, tienes el poder de moldear su bienestar emocional a través de la forma en que vive y el ambiente amoroso que creas para él.

CONSTRUYENDO LAS BASES PARA SU FUTURO, ETAPA POR ETAPA

Es común que el embarazo se clasifique en trimestres, pues así es más fácil entender lo que sucede contigo y con tu bebé en cada etapa para comprender tanto su desarrollo como los cambios que tu cuerpo experimentará.

DESARROLLO 1-3 Meses

Creando un vínculo

Una buena alimentación es la oportunidad ideal para crear un vínculo con tu bebé, además puede proporcionarle los nutrimentos necesarios para apoyar su futuro. A medida que pasen más tiempo conociéndose, notarás muchos cambios emocionantes en el desarrollo de tu bebé, desde un mayor estado de alerta hasta un mejor agarre y la expresión de su personalidad emergente.

DESARROLLO 4-6 Meses

Un apetito que crece

La leche materna le ha proporcionado toda la nutrición que necesita hasta ahora. Pero el desarrollo de tu bebé requerirá más que esto en los próximos meses. A medida que mejora su visión, aprende a sentarse, y su agarre se fortalece, necesitará nutrientes específicos en su alimentación para ayudarlo mantener una buena salud en el futuro.

DESARROLLO 7-12 Meses

Aumenta sus niveles de hierro

La mente inquieta de tu bebé requiere hierro para apoyar el desarrollo cognitivo, durante esta etapa y en el futuro. Las reservas naturales de hierro con las que tu bebé nació comenzó a escasear a partir de los 6 meses, por eso es importante asegurarte de que su contenga alimentos ricos en hierro.

Desarrollo

Aviso Importante: LA LACTANCIA MATERNA ES LA MEJOR FORMA DE ALIMENTACIÓN PARA EL LACTANTE. La introducción parcial de la alimentación con biberón puede conducir al abandono de la lactancia natural y la posibilidad de revertir esta decisión es limitada; de ahí que la alimentación con base en fórmulas lácteas debe llevarse a cabo solo ante la dificultad real de suministrar al lactante leche materna ya sea por intolerancia del niño, por ausencia de la madre o por su incapacidad para dar leche o cualquier otra razón sanitaria fundada. El uso de sucedáneos de la leche materna en forma inadecuada y/o innecesaria repercute en el estado de salud del lactante y afecta los aspectos sociales y económicos de la alimentación. Mantener la práctica de la lactancia natural como medio de mejorar la salud y la nutrición de lactantes y niños de corta edad es preocupación prioritaria de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (U.N.I.C.E.F.). El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS-1981) tiene como objetivo contribuir a proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de sucedáneos de la leche materna, cuando éstos son necesarios.