Alimentación y concepción

La importancia de la alimentación antes de la concepción

Tus decisiones alimentarias y tu estilo de vida pueden influir en tus posibilidades de concebir y en el desarrollo de tu bebé una vez que quedes embarazada. De hecho, la nutrición en esta etapa crítica puede tener un impacto tanto en tu bebé que se está desarrollando como en tu salud a largo plazo.8

La principal diferencia entre una dieta de embarazo y una de concepción es que la ingesta nutrimental de tu pareja también cuenta en esta última. Recuerda, que un bebé se forma a partir de la unión de dos células; una la pones tú, el óvulo y la otra, el espermatozoide, la pondrá tu pareja. Por lo tanto, para que se dé el embarazo, ambas células deben estar sanas y en las mejores condiciones para que al momento de unirse, logren formar una nueva vida.1 Es por esto, que es recomendable que ambos, hagan adecuaciones a sus hábitos alimentarios antes de intentar concebir y buscar alternativas para no ingerir los alimentos que es mejor evitar en este momento.

¿Cuáles alimentos debes de evitar consumir?*

Son los mismos que debes evitar o limitar cuando estás intentando concebir y cuando estás embarazada.1 Por lo tanto, encontrar alternativas desde ahora te ayudará a tener una dieta correcta en el futuro. Intentar tener un bebé puede ser estresante, llevar una buena alimentación puede ayudarte a lograr un resultado positivo.

Bebidas alcohólicas

En un estudio sobre parejas que planificaban su primer embarazo, se encontró una relación entre el consumo de bebidas alcohólicas una mujer y la disminución de la fertilidad, incluso en mujeres que consumían cinco o menos tragos por semana.2

Debido a esto, la OMS recomienda evitar el alcohol por completo al tratar de quedar embarazada. Es importante que las mujeres que experimentan dificultades para concebir sepan que evitar el consumo de alcohol por completo puede traerles ventajas.2

Alimentos que pueden contener bacterias debido a su método de preparación

Algunos alimentos lácteos no pasteurizados pueden contener bacterias como la Listeria monocytogenes, que causa listeriosis o las especies del género Brucella que pueden causar brucelosis. Estas enfermedades, se han relacionado con un mayor riesgo de aborto espontáneo, por lo que te recomendamos evitar consumir los siguientes alimentos mientras estás intentando concebir y en caso de estar embarazada:4

- Todos los productos lácteos no pasteurizados

  • Algunos ejemplos son: quesos frescos, de rancho, azules y caseros.

Alimentos que pueden contener metales pesados

Algunos tipos de pescado contienen altos niveles de mercurio, por lo cual te recomendamos que si estás intentando concebir, limites la ingesta de pescados a dos porciones por semana ya que, si llegaras a quedar embarazada puede ser que no te des cuenta hasta la semana 5 o 6 de embarazo y los niveles altos de mercurio podrían el dañar el sistema nervioso en desarrollo de tu bebé.5
Por lo tanto, te recomendamos:

  • Limitar el atún a no más de cuatro latas de tamaño medio o dos filetes frescos por semana.
  • Limitar el pescado azul no enlatado (sardina, salmón y trucha) a dos porciones por semana.

Alimentación del futuro padre

Al tratar de concebir, se aconseja que el papá tenga una dieta correcta y mantenga un peso corporal saludable.7 Lo anterior es esencial para mantener los espermatozoides en buenas condiciones.7 Además te recomendamos que tu pareja limite su ingesta de alcohol a menos dos copas de vino tinto o una cerveza al día, esto es porque el consumo excesivo de alcohol (más de 3 – 4 copas por día) puede reducir la calidad del espermatozoide.7

Tips para aumentar las posibilidades de concebir:

  • Mantener una dieta correcta y un peso saludable.
  • Limitar o excluir el consumo de bebidas alcohólicas (ambos padres).
  • Reducir la cantidad de cafeína que consume.

Referencias

1. Preconception and Pregnancy [En línea]. Disponible en: www.bathnes.gov.uk/sites/default/files/banes_maternal_and_child_nutrition_guidelines_digital_june_2013_section_2.pdf [Última revisión mayo 2014]
2. Jensen et al. Does moderate alcohol consumption affect fertility? Follow up study among couples planning first pregnancy. BMJ 1998;317:505-510.
3. NHS UK. Healthy eating [En línea]. Disponible en: www.nhs.uk/Livewell/healthy-eating/Pages/Healthyeating.aspx [Última revisión mayo 2014]
4. Food safety.gov. Listeria [En línea]. Disponible en: www.foodsafety.gov/poisoning/causes/bacteriaviruses/listeria [Última revisión mayo 2014]
5. Patient UK. [Online]. Available at: http://patient.info/ [Última revisión mayo 2014]
6. NHS UK. Foods to avoid in pregnancy [En línea]. Disponible en: www.nhs.uk/conditions/pregnancy-and-baby/pages/foods-to-avoid-pregnant.aspx [Última revisión mayo 2014]
7. NHS UK. How can I improve my chances of becoming a dad? [En línea]. Disponible en: www.nhs.uk/chq/Pages/1909.aspx [Última revisión mayo 2014]
8. Langley-Evans SC (2006) Developmental programming of Health and Disease. Proc Nut Soc 65; 97-105.
*Consulta a tu profesional de la salud, quien es el único indicado para orientarte sobre la mejor recomendación de una dieta correcta y el consumo de suplementos.

Aviso Importante: LA LACTANCIA MATERNA ES LA MEJOR FORMA DE ALIMENTACIÓN PARA EL LACTANTE. La introducción parcial de la alimentación con biberón puede conducir al abandono de la lactancia natural y la posibilidad de revertir esta decisión es limitada; de ahí que la alimentación con base en fórmulas lácteas debe llevarse a cabo solo ante la dificultad real de suministrar al lactante leche materna ya sea por intolerancia del niño, por ausencia de la madre o por su incapacidad para dar leche o cualquier otra razón sanitaria fundada. El uso de sucedáneos de la leche materna en forma inadecuada y/o innecesaria repercute en el estado de salud del lactante y afecta los aspectos sociales y económicos de la alimentación. Mantener la práctica de la lactancia natural como medio de mejorar la salud y la nutrición de lactantes y niños de corta edad es preocupación prioritaria de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (U.N.I.C.E.F.). El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS-1981) tiene como objetivo contribuir a proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de sucedáneos de la leche materna, cuando éstos son necesarios.