15 SEMANAS

¡Tu bebé puede escucharte!

Alrededor de esta semana los oídos y orejas de tu bebé están suficientemente desarrollados 1 para escuchar los sonidos que produce tu cuerpo, como el latido de tu corazón, tu voz y los sonidos de tu sistema digestivo 2. También pueden captar sonidos amortiguados del mundo exterior como la música 2.



En cuanto a la piel…

La piel de tu bebé aún es muy delgada. Si pudieras mirar dentro de tu matriz, podrías ver sus costillas y vasos sanguíneos debajo de la piel de tu bebé1. Él cada vez se vuelve más activo y utiliza su tiempo despierto para moverse, estirarse y flexionar sus músculos. Incluso puede haber comenzado a chupar su pequeño pulgar3.

Hidrátate bien

Es muy importante que te mantengas hidratada durante el embarazo. La cantidad de agua recomendada para un adulto es de 30 a 35 mililitros por kilogramo de peso corporal, es decir entre 2.1 y 2.4 litros al día aproximadamente. Se recomienda que las mujeres embarazadas tomen 2.4 litros de agua al día, tomando agua simple o ingiriéndola a través de otros alimentos como leche, jugos de frutas e incluso sopa.6,7
Recuerda que necesitarás más líquidos en climas calurosos o después de realizar cualquier actividad física.6* *Consulta a tu profesional de la salud para que te proporcione la mejor recomendación de ejercicio e hidratación.

¿Por qué es importante mantenerte hidratada durante el embarazo?

El cuerpo humano se compone en un 60% de agua aproximadamente y pierde en promedio 2 litros de agua al día. Es esencial que el agua perdida sea reemplazada para6:

  • Evitar la deshidratación
  • Permitir que tu sangre lleve nutrimentos alrededor de tu cuerpo y se deshaga de los desechos
  • Reducir la probabilidad de contraer infecciones del tracto urinario
  • Mantener el funcionamiento adecuado del intestino

¿Cómo puedes saber si estás deshidratada*?

Estos son algunos de los signos, que podrías presentar en caso de deshidratación7

  • Sensación de sed
  • Orinar de color amarillo oscuro con poca frecuencia (menos de 3 o 4 veces al día)
  • Mareos o aturdimiento
  • Dolor de cabeza y visión borrosa
  • Cansancio
  • Boca, labios y ojos secos

*Si experimentas cualquiera de estos síntomas, no dudes en consultar a tu médico.

Referencias

1. Deans A. Your New Pregnancy Bible, The experts’ guide to pregnancy and early parenthood. 4th ed. London: Carroll & Brown Publishers Limited, 2013.
2. NHS UK. You and your baby at 13-16 weeks pregnant [En línea]. 2013. Disponible en: www.nhs.uk/conditions/pregnancy-and-baby/pages/pregnancy-weeks-13-14-15-16. aspx [Última revisión julio 2014]
3. Murkoff H, Mazel S. What to Expect When You’re Expecting. 4th ed. London: Simon & Schuster Ltd, 2009.
4. European Food Safety Authority. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for water. EFSA Journal 2010;8(3)1459:48.
5. NHS UK. Foods to avoid in pregnancy [En línea]. 2013. Disponible en: www.nhs.uk/conditions/pregnancy-and-baby/pages/foods-to-avoid-pregnant.aspx [Última revisión julio 2014]
6. NCT. Kidney infection during pregnancy [En línea]. 2012. Disponible en: www.nct.org.uk/pregnancy/kidney-infection-pregnancy [Última revisión julio 2014]
7. NHS UK. Dehydration symptoms [En línea]. 2013. Disponible en: www.nhs.uk/Conditions/Dehydration/Pages/Symptoms.aspx [Última revisión julio 2014]

Aviso Importante: LA LACTANCIA MATERNA ES LA MEJOR FORMA DE ALIMENTACIÓN PARA EL LACTANTE. La introducción parcial de la alimentación con biberón puede conducir al abandono de la lactancia natural y la posibilidad de revertir esta decisión es limitada; de ahí que la alimentación con base en fórmulas lácteas debe llevarse a cabo solo ante la dificultad real de suministrar al lactante leche materna ya sea por intolerancia del niño, por ausencia de la madre o por su incapacidad para dar leche o cualquier otra razón sanitaria fundada. El uso de sucedáneos de la leche materna en forma inadecuada y/o innecesaria repercute en el estado de salud del lactante y afecta los aspectos sociales y económicos de la alimentación. Mantener la práctica de la lactancia natural como medio de mejorar la salud y la nutrición de lactantes y niños de corta edad es preocupación prioritaria de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (U.N.I.C.E.F.). El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS-1981) tiene como objetivo contribuir a proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de sucedáneos de la leche materna, cuando éstos son necesarios.