SEMANA 20

Desarrollo fetal, genital y nervioso

El desarrollo de tu bebé a las 20 semanas

¡Estás a la mitad del camino! En esta semana, tu bebé medirá aproximadamente 16 centímetros de la cabeza a la punta de la columna y pesará alrededor de 300 gramos.1 El latido de su corazón ahora es fuerte y puede ser detectado fácilmente en un ultrasonido.

Las niñas estarán desarrollando su útero, sus ovarios contendrán huevos primitivos; si es niño, sus testículos estarán descendiendo.1 En esta semana, tu médico radiólogo podrá determinar el sexo de tu bebé a través de un ultrasonido.2

Las células nerviosas de tu bebé ya no aumentan tan rápidamente, pero se comienzan a formar conexiones más complejas. De hecho, sus sistemas - nervioso y muscular- son suficientemente desarrollados para permitir que tu bebé disfrute estirándose, moviéndose y pateando.3

HIERRO

Es un nutrimento clave durante el embarazo, por lo que debe ser parte importante de tu dieta.4 Tus glóbulos rojos necesitan hierro para transportar oxígeno alrededor de tu cuerpo4 y el de tu bebé. El hierro también contribuye al desarrollo de una función cognitiva adecuada.5

Es probable que tu médico te pida realizar una prueba para evaluar tus niveles de hemoglobina y glóbulos rojos y detectar una eventual anemia. Esta enfermedad puede ser causada por deficiencia de hierro.6

El requerimiento de hierro para la mayoría de las mujeres embarazadas es de 14.8 miligramos al día.8

Tips de alimentación

Agrega hierro a tu dieta

Durante el embarazo, es especialmente importante pensar en lo que comes. Esto es particularmente pertinente para el hierro, ya que algunos alimentos que consumes pueden afectar la cantidad de hierro que absorbes. Por ejemplo: el calcio y ciertos compuestos del té (fenoles), de los cereales integrales y de las leguminosas (fitatos) pueden inhibir la absorción de hierro.9

Por otra parte, la vitamina C mejora la absorción de hierro9, por esta razón, es recomendable consumir frutas ricas en vitamina C, como naranjas o mandarinas.9
Fuentes alimenticias de hierro:9

  • Carne magra (bien cocida) y pescado (sardinas).
  • Vegetales y hortalizas de color verde oscuro (brócoli, berro, espinaca y col).
  • Nueces.
  • Legumbres como garbanzos, frijoles y lentejas.
  • Granos integrales, incluyendo pan integral y cereales de desayuno fortificados con hierro.
  • Frutos secos (arándanos, ciruelas pasas).
  • Huevos.

Nota importante: Las frutas ricas en vitamina C -naranja, mandarina, lima y limón- mejoran la absorción de hierro.

Referencias

1. Murkoff H, Mazel S. What to Expect When You’re Expecting. 4th ed. London: Simon & Schuster Ltd, 2009.
2. NHS UK. Ultrascans in pregnancy [En línea]. 2013. Disponible en: www.nhs.uk/conditions/pregnancy-and-baby/pages/ultrasound-anomaly-baby-scan s-pregnant.aspx [última revisión]
3. Deans A. Your New Pregnancy Bible, The experts’ guide to pregnancy and early parenthood. 4th ed. London: Carroll & Brown Publishers Limited, 2013.
4. European Union. Commission Regulation (EU) No 432/2012 of 16 May 2012 establishing a list of permitted health claims made on foods, other than those referring to the reduction of disease risk and to children’s development and health OJ L 136 2012;1-40.
5. European Union. Commission Regulation (EU) No 957/2010 of 22 October 2010 on the authorisation and refusal of authorisation of certain health claims made on foods and referring to the reduction of disease risk and to children’s development and health. OJ L 279 2010;13-7.
6. National Institute for Health and Care Excellence. Antenatal Care CG62. London: National Institute for Health and Care Excellence, 2008.
*Consulta a tu profesional de la salud. Él o ella son los únicos indicados para darte la mejor recomendación.

Aviso Importante: LA LACTANCIA MATERNA ES LA MEJOR FORMA DE ALIMENTACIÓN PARA EL LACTANTE. La introducción parcial de la alimentación con biberón puede conducir al abandono de la lactancia natural y la posibilidad de revertir esta decisión es limitada; de ahí que la alimentación con base en fórmulas lácteas debe llevarse a cabo solo ante la dificultad real de suministrar al lactante leche materna ya sea por intolerancia del niño, por ausencia de la madre o por su incapacidad para dar leche o cualquier otra razón sanitaria fundada. El uso de sucedáneos de la leche materna en forma inadecuada y/o innecesaria repercute en el estado de salud del lactante y afecta los aspectos sociales y económicos de la alimentación. Mantener la práctica de la lactancia natural como medio de mejorar la salud y la nutrición de lactantes y niños de corta edad es preocupación prioritaria de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (U.N.I.C.E.F.). El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS-1981) tiene como objetivo contribuir a proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de sucedáneos de la leche materna, cuando éstos son necesarios.