SEMANA 26

Desarrollo motor, digestivo y visual

El desarrollo de tu bebé a las 26 semanas

En el tercer trimestre, tu bebé mide alrededor de 23 centímetros desde la cabeza a los pies y pesa aproximadamente 1 kg,1 su columna vertebral es cada vez más fuerte y le proporciona el apoyo y la estructura necesarios para su cuerpo en crecimiento. Mientras tanto, sus pulmones siguen madurando con el fin de estar preparados para la vida fuera del útero.2

Los Ácidos Grasos Poliinsaturados (AGPI) contribuyen al desarrollo de su cerebro

Los AGPI más significativos para el desarrollo cerebral de tu bebé son el Ácido docosahexaenoico (DHA) y el Ácido araquidónico (AA), los cuales forman parte de las series Omega 3 y Omega 6 respectivamente,3 conocidos comúnmente como “grasas buenas”.

El DHA contribuye a su desarrollo visual durante el embarazo4 y cerebral antes del parto y después del nacimiento a través de la lactancia materna.

Investigaciones interesantes acerca de los AGPI

Estudios científicos demostraron que las madres que consumieron DHA durante su embarazo, redujeron el riesgo de parto pretérmino y se incrementó el peso de sus bebés.5,6

Por lo tanto, te recomendamos que tu dieta incluya fuentes de AGPI, especialmente de DHA, mientras estás embarazada y después de que tu bebé haya nacido*, debes consumir entre 100-200 miligramos por día, durante el embarazo y la lactancia materna.7 No olvides consultar a tu profesional de la salud.

Tips de alimentación

Puedes probar estas ideas de comidas y aperitivos que son ricos en Omega 3:3

  • Sardinas en una rebanada de pan integral.
  • Tostadas de atún.
  • Salmón asado con verduras al vapor.
  • Ensalada de espinaca, con manzanas, apio y nueces.
  • Frutos secos y semillas (nueces, semillas de girasol).
  • Cereales integrales.
  • Un licuado de frutas con bebida de soya.

Referencias

1. Murkoff H, Mazel S. What to Expect When You’re Expecting. 4th ed. London: Simon & Schuster Ltd, 2009. p. 261.
2. Deans A. Your New Pregnancy Bible, The experts’ guide to pregnancy and early parenthood. 4th ed. London: Carroll & Brown Publishers Limited, 2013. p. 43.
3. Brenna JT, Lapillonne A. Background paper on fat and fatty acid requirements during pregnancy and lactation. Ann Nutr Metab 2009;55(1-3):97-122.
4. European Food Safety Authority Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies. Scientific opinion: DHA and ARA and visual development. EFSA Journal 2009;941:1-14
5. Carlson SE et al. DHA supplementation and pregnancy outcomes. Am J Clin Nutr 2013;97(4):808-15.
6. Imhoff-Kunsch B et al. Effect of n-3 long-chain polyunsaturated fatty acid intake during pregnancy on maternal, infant, and child health outcomes: a systematic review. Paediatr Perinat Epidemiol 2012;26(1):91-107.
7. EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition, and Allergies (NDA); Scientific Opinion on Dietary Reference Values for fats, including saturated fatty acids, polyunsaturated fatty acids, monounsaturated fatty acids, trans fatty acids, and cholesterol. EFSA Journal 2010;8(3):1461.
8. Gandy J (ed). Manual of Dietetic Practice. 5th ed. Oxford: Wiley Blackwell. 2014. p. 759.
*Consulta a tu profesional de la salud, quien es el único indicado para hacerte la mejor recomendación de alimentación e ingesta de DHA.

Aviso Importante: LA LACTANCIA MATERNA ES LA MEJOR FORMA DE ALIMENTACIÓN PARA EL LACTANTE. La introducción parcial de la alimentación con biberón puede conducir al abandono de la lactancia natural y la posibilidad de revertir esta decisión es limitada; de ahí que la alimentación con base en fórmulas lácteas debe llevarse a cabo solo ante la dificultad real de suministrar al lactante leche materna ya sea por intolerancia del niño, por ausencia de la madre o por su incapacidad para dar leche o cualquier otra razón sanitaria fundada. El uso de sucedáneos de la leche materna en forma inadecuada y/o innecesaria repercute en el estado de salud del lactante y afecta los aspectos sociales y económicos de la alimentación. Mantener la práctica de la lactancia natural como medio de mejorar la salud y la nutrición de lactantes y niños de corta edad es preocupación prioritaria de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (U.N.I.C.E.F.). El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS-1981) tiene como objetivo contribuir a proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de sucedáneos de la leche materna, cuando éstos son necesarios.