SEMANA 27

Desarrollo de sentidos y ganancia de grasa

El desarrollo de tu bebé a las 21 semanas

Tu bebé mide 24 centímetros de la cabeza a los pies y pesa 1.3 kilogramos1 aproximadamente, está empezando a asumir el aspecto de un recién nacido1 ahora tiene más grasa debajo de su piel, que le ayuda a regular la temperatura de su cuerpo y permitirá mantenerlo calientito después del nacimiento.2

Sus sentidos se están desarrollando, las retinas de sus ojos son cada vez más sensibles a la luz,3 sus cejas ya están en su lugar, para ayudarlo a proteger sus delicados ojos una vez que nazca.

Además sus papilas gustativas están tan bien desarrolladas1 que pueden notar las diferencias sutiles de sabor en el líquido amniótico, que se producen a raíz de lo que comes,4 incluso podrás sentirlo volverse más activo después de que ingieras ciertos alimentos.

La acidez en el embarazo

El aumento de los niveles de progesterona durante el embarazo relaja tus músculos como mecanismo de preparación para el parto5 lo cual afecta a la válvula esofágica inferior que se encuentra en la entrada de tu estómago, permitiendo que pequeñas cantidades de ácido gástrico del estómago se regresen hacia el esófago, y junto con tu útero en crecimiento que está ejerciendo presión sobre el estómago, puede conducir a la sensación de ardor en el pecho.5

Puedes ser más propensa a presentar síntomas de acidez con algunos alimentos, es recomendable que prestes especial atención a tu dieta y una vez que hayas identificado éstos, trata de consumirlos con moderación, recuerda no excluir grupos de alimentos de tu dieta a menos que el tu profesional de la salud te lo haya indicado.5*

También te recomendamos sentarte correctamente después de las comidas para dar a tu cuerpo el tiempo suficiente para digerir la comida, algunas mujeres embarazadas encuentran que comer porciones pequeñas y más a menudo durante el día, así como dormir con almohadas extras que elevan la cabeza y los hombros, puede ayudarlas a evitar la sensación de acidez.

Tips de alimentación

Prueba las siguientes sugerencias que te pueden ayudar a disminuir los síntomas de la acidez:6

  • Disminuye los alimentos y bebidas que contengan cafeína (por ejemplo, té, café, bebidas de cola).
  • Disminuye las comidas y bebidas ácidas.
  • Disminuye los alimentos grasos y picantes.
  • Prueba alimentos lácteos cuando comiences a sentir malestar.

Referencias

1. Deans A. Your New Pregnancy Bible, The experts’ guide to pregnancy and early parenthood. 4th ed. London: Carroll & Brown Publishers Limited, 2013. p. 43.
2. Regan, L. Your pregnancy week by week. London: Dorling Kindersley Limited, 2013. p. 203.
3. Curtis GB, Schuler J. Your pregnancy week by week. 7th ed. Cambridge: Fisher books, 2011. p. 385.
4. Murkoff H, Mazel S. What to Expect When You’re Expecting. 4th ed. London: Simon & Schuster Ltd, 2009. p. 262.
5. NHS UK. Indigestion and heartburn during pregnancy [En línea]. 2014. Disponible en: www.nhs.uk/conditions/pregnancy-and-baby/pages/indigestion-heartburn-pregnant.aspx [Última revisión agosto 2016].
6. Gandy J (ed). Manual of Dietetic Practice. 5th ed. Oxford: Wiley Blackwell. 2014. p. 90.
*Consulta a tu profesional de la salud para que te proporcione la mejor recomendación de alimentación y te brinde orientación relacionada con los tratamientos contra la acidez.

Aviso Importante: LA LACTANCIA MATERNA ES LA MEJOR FORMA DE ALIMENTACIÓN PARA EL LACTANTE. La introducción parcial de la alimentación con biberón puede conducir al abandono de la lactancia natural y la posibilidad de revertir esta decisión es limitada; de ahí que la alimentación con base en fórmulas lácteas debe llevarse a cabo solo ante la dificultad real de suministrar al lactante leche materna ya sea por intolerancia del niño, por ausencia de la madre o por su incapacidad para dar leche o cualquier otra razón sanitaria fundada. El uso de sucedáneos de la leche materna en forma inadecuada y/o innecesaria repercute en el estado de salud del lactante y afecta los aspectos sociales y económicos de la alimentación. Mantener la práctica de la lactancia natural como medio de mejorar la salud y la nutrición de lactantes y niños de corta edad es preocupación prioritaria de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (U.N.I.C.E.F.). El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS-1981) tiene como objetivo contribuir a proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de sucedáneos de la leche materna, cuando éstos son necesarios.