SEMANA 29

Desarrollo y movimiento

El desarrollo de tu bebé a las 29 semanas

Ahora tu bebé mide 26 centímetros desde la parte superior de su cabeza hasta sus pies, y pesa 2 kilogramos aproximadamente, puede ser ligeramente más grande o pequeño, pues el desarrollo de cada persona es diferente.1

Desde este momento, hasta la culminación del embarazo crecerá considerablemente duplicando o en algunos casos, triplicando su peso,2 por otro lado, su cerebro está lo suficientemente desarrollado para controlar funciones esenciales como la respiración y la temperatura corporal.1

La compleja red de sacos de aire y pequeños conductos que conforman sus pulmones, están lo suficientemente desarrollados para realizar intercambio aéreo, sin embargo, aún no están maduros al 100%, por lo que, si llegara a nacer en esta etapa, requeriría de la ayuda de un respirador,1 sus pulmones continuarán desarrollándose durante el embarazo y en su niñez.3

Probablemente notarás movimiento fetal como volteretas, codazos y toques, así como fuertes patadas,1 no hay un número promedio de movimientos establecidos que debes sentir cada día, pero notarás sus patrones, puede ser más activo después de que hayas comido, o cuando te sientas a relajarte por la noche. Cada embarazo es diferente, pero si notas una disminución o cambio en los patrones de movimiento de tu bebé, consulta a tu profesional de la salud inmediatamente.

Piensa en el futuro: la vitamina K ayuda al trabajo de parto y el parto

Aunque sólo es necesaria en pequeñas cantidades, alrededor de 0.001 miligramos diarios por kilogramo de peso corporal,4 ésta vitamina es un componente importante de tu dieta ya que es esencial para la coagulación de la sangre, por lo que, la falta de ésta en el embarazo puede conllevar complicaciones para tu bebé después del nacimiento5 como lo es la deficiencia de ésta en los recién nacidos aunque raramente se presenta, se les suele aplicar una inyección de refuerzo cuando nacen.*

La deficiencia de vitamina K es rara, pero puede provocar sangrado espontáneo y moretones en todo tu cuerpo, un nivel adecuado de ingesta permite que la sangre coagule normalmente y ayuda a reducir estos riesgos.
La mayoría de la gente obtiene la cantidad adecuada de ésta vitamina en su dieta, y también puede ser producida por algunas bacterias que habitan el intestino.6

Tips de alimentación

Te recomendamos incluir en tu dieta alimentos ricos en vitamina K, como:6

  • Verduras de hoja verde (espinaca, col, brócoli).
  • Aceites vegetales.
  • Huevos.
  • Carne magra.
  • Productos lácteos (leche, yoghurt, queso).

Referencias

1. Deans A. Your New Pregnancy Bible, The experts’ guide to pregnancy and earlyparenthood. 4th ed. London: Carroll & Brown Publishers Limited, 2013. pp.44-45.
2. Murkoff H, Mazel S. What to Expect When You’re Expecting. 4th ed. London: Simon & Schuster Ltd, 2009. p.281.
3. Regan, L. Your pregnancy week by week. London: Dorling Kindersley Limited, 2013. p. 203.
4. Department of Health. Report on Health and Social Subjects 41. Dietary Reference Values for Food Energy and Nutrients for the United Kingdom. London TSO. 1991.
5. NHS UK. What happens straight after the birth? [En línea]. 2014. Disponible en: www.nhs.uk/Conditions/pregnancy-and-baby/Pages/what-happens-straight-after-the-birth.aspx [Última revisión agosto 2016].
6. British Nutrition Foundation. Vitamins –vitamin K [En línea]. 2009. Disponible en: www.nutrition.org.uk/nutritionscience/nutrients/vitamins?start=5 [Última revisión agosto 2016].
*Consulta a tu profesional de la salud, quien es el único indicado para orientarte acerca del consumo adecuado de vitaminas

Aviso Importante: LA LACTANCIA MATERNA ES LA MEJOR FORMA DE ALIMENTACIÓN PARA EL LACTANTE. La introducción parcial de la alimentación con biberón puede conducir al abandono de la lactancia natural y la posibilidad de revertir esta decisión es limitada; de ahí que la alimentación con base en fórmulas lácteas debe llevarse a cabo solo ante la dificultad real de suministrar al lactante leche materna ya sea por intolerancia del niño, por ausencia de la madre o por su incapacidad para dar leche o cualquier otra razón sanitaria fundada. El uso de sucedáneos de la leche materna en forma inadecuada y/o innecesaria repercute en el estado de salud del lactante y afecta los aspectos sociales y económicos de la alimentación. Mantener la práctica de la lactancia natural como medio de mejorar la salud y la nutrición de lactantes y niños de corta edad es preocupación prioritaria de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (U.N.I.C.E.F.). El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS-1981) tiene como objetivo contribuir a proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de sucedáneos de la leche materna, cuando éstos son necesarios.