SEMANA 33

Desarrollo motor, digestivo y visual

El desarrollo de tu bebé a las 33 semanas

Con un peso aproximado de 350 gramos,1 tu bebé ya pesa más que tu placenta en esta semana. Sus movimientos se volverán cada vez más perceptibles conforme el cartílago en su cuerpo se vaya convirtiendo en hueso, dando a sus extremidades y articulaciones más fuerza.2

El sistema digestivo de tu bebé ha comenzado a funcionar de manera simple.3 Una acción que ayuda a su sistema digestivo a desarrollarse, es tragar el líquido amniótico, que también es una fuente de alimento para tu bebé.3 De manera natural, el líquido amniótico tiene un sabor dulce, pero puede tomar el sabor sutil de los alimentos que comes cada día. Él los experimenta gracias a sus papilas gustativas que cada vez son más sensibles.4

Ahora muchas de las actividades de tu bebé se pueden ver en un ultrasonido, incluyendo el tragar3 y el chuparse el pulgar.4

Incluye el Omega 3 en tu dieta para apoyar el desarrollo cerebral y visual de tu bebé

Los omega 3 son un grupo de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga entre los que se encuentra el ácido docosahexaenoico (DHA), que contribuye al desarrollo del cerebro de tu bebé y también apoya su desarrollo visual5 durante el embarazo y sus primeros dos años de vida.5

Ácidos grasos poliinsaturados – un tema popular de investigación

Las pruebas que los investigadores han realizado sobre el impacto de los ácidos grasos poliinsaturados durante el embarazo, han demostrado que consumir DHA durante el embarazo reduce el riesgo de parto prematuro y ayuda a aumentar el peso de los bebés al nacer.6,7*
Por estas razones, te aconsejamos incluir Omega 3 en tu dieta, particularmente DHA.
Las mejores fuentes de DHA son los pescados grasos como las sardinas y el salmón.
Te recomendamos comer entre 2 y 3 porciones por semana de pescados ricos en DHA bien cocidos. En caso de que no te guste comer pescado, puedes incluir algunas otras fuentes alimentarias de este ácido graso poliinsaturado en tu dieta, como nueces, semillas, cereales integrales y productos de soya.8

Tips de alimentación

Opciones de bocadillos con alimentos ricos en Omega 3:8

  • Sardinas en una rebanada de pan integral.
  • Salmón a la plancha con verduras al vapor.
  • Croquetas de salmón.
  • Nueces y semillas.
  • Cereales integrales.

Referencias

1. NHS UK. You and your baby at 21-24 weeks pregnant [En línea]. 2013. Disponible en: www.nhs.uk/conditions/pregnancy-and-baby/pages/pregnancy-weeks-21-22-23-24. aspx [última revisión 2014]
2. Murkoff H, Mazel S. What to Expect When You’re Expecting. 4th ed. London: Simon & Schuster Ltd, 2009. p. 231.
3. Curtis, GB, Schuler, J. Your pregnancy week by week. Cambridge: Fisher books, 2011. p. 297.
4. Deans A. Your New Pregnancy Bible, The experts’ guide to pregnancy and early parenthood. 4th ed. London: Carroll & Brown Publishers Limited, 2013. p. 40.
5. European Union. Commission Regulation (EU) No 440/2011 of 6 May 2011 on the authorisation and refusal of authorisation of certain health claims made on foods and referring to children’s development and health. OJ L 119 2011;4-9.
6. Carlson SE et al. DHA supplementation and pregnancy outcomes. Am J Clin Nutr 2013;97(4):808-15.
7. Imhoff-Kunsch B et al. Effect of n-3 long-chain polyunsaturated fatty acid intake
during pregnancy on maternal, infant, and child health outcomes: a systematic review. Paediatric and perinatal epidemiology 2012;26(1):91-107. 8. Gandy J (ed). Manual of Dietetic Practice. 5th ed. Oxford: Wiley Blackwell. 2014. p. 759.
*Consulta a tu profesional de la salud quien es el único adecuado para hacerte la mejor recomendación de alimentación e ingesta de DHA

Aviso Importante: LA LACTANCIA MATERNA ES LA MEJOR FORMA DE ALIMENTACIÓN PARA EL LACTANTE. La introducción parcial de la alimentación con biberón puede conducir al abandono de la lactancia natural y la posibilidad de revertir esta decisión es limitada; de ahí que la alimentación con base en fórmulas lácteas debe llevarse a cabo solo ante la dificultad real de suministrar al lactante leche materna ya sea por intolerancia del niño, por ausencia de la madre o por su incapacidad para dar leche o cualquier otra razón sanitaria fundada. El uso de sucedáneos de la leche materna en forma inadecuada y/o innecesaria repercute en el estado de salud del lactante y afecta los aspectos sociales y económicos de la alimentación. Mantener la práctica de la lactancia natural como medio de mejorar la salud y la nutrición de lactantes y niños de corta edad es preocupación prioritaria de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (U.N.I.C.E.F.). El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS-1981) tiene como objetivo contribuir a proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de sucedáneos de la leche materna, cuando éstos son necesarios.