SEMANA 36

Listo para respirar

El desarrollo de tu bebé a las 36 semanas

Midiendo unos 33 centímetros de la cabeza a los pies y pesando 3.2 kilogramos aproximadamente, tu bebé probablemente está limitando un poco sus movimientos en esta etapa, pero cuando se mueve, es probable que seas capaz de identificar un pie, un codo o cualquier otra parte de su cuerpo conforme presionan hacia la superficie tu abdomen.1

No hay un número promedio de movimientos establecidos que debes sentir cada día, pero notarás sus patrones, puede ser más activo después de que hayas comido, o cuando te sientes para relajarte por la noche, cada embarazo es diferente, pero si notas una disminución o cambio en sus patrones de movimiento, consulta a tu profesional de la salud inmediatamente.

En este momento se encuentra preparado para la vida fuera del vientre materno, el chuparse el dedo, la respiración y la deglución que ha venido haciendo durante el embarazo, han dado a los músculos y órganos que intervienen en la alimentación y la digestión, la práctica necesaria para su primera toma de leche materna, también está listo para respirar aire ya que sus pulmones están totalmente formados y preparados para dejar de tomar líquido amniótico y empezar a inhalar y exhalar aire.2

El agua

La nueva posición en la que se encuentra tu bebé, ejerce más presión sobre tu vejiga, esta puede ser la razón por la que sientes la necesidad de orinar con más frecuencia, evita la tentación de beber menor cantidad de agua con el fin de reducir la cantidad de viajes al baño, recuerda que muy importante permanecer hidratada durante el embarazo.*

¿Por qué es importante permanecer hidratada durante el embarazo?

Nuestro cuerpo está constituido alrededor de 60% de agua, y perdemos en promedio 2 litros de agua por día (en condiciones normales de salud), es por esto que es de suma importancia que reemplaces la pérdida de agua* para evitar deshidratarte, y permitir que tu sangre transporte los nutrimentos dentro de tu cuerpo y poder deshacerte de los residuos de forma eficaz.
Estar correctamente hidratada, ayudará a mantener tu tracto urinario sano, ya que las infecciones de éste son más comunes durante el embarazo.4

Signos y síntomas de deshidratación

Si experimentas alguno de los siguientes signos y/o síntomas, puedes estar deshidratada:*5

  • Sensación de sed.
  • Orinar con poca frecuencia (menos de 3 o 4 diarias) y con una coloración oscura.
  • Mareos.
  • Dolor de cabeza.
  • Cansancio.
  • Resequedad en la boca, labios y ojos.

Referencias

1. Deans A. Your New Pregnancy Bible, The experts’ guide to pregnancy and early parenthood. 4th ed. London: Carroll & Brown Publishers Limited, 2013. p. 47.
2. NHS UK. You and your baby at 33-36 weeks pregnant [En línea]. 2015. Disponible en: www.nhs.uk/Conditions/pregnancy-and-baby/pages/pregnancy-weeks-33-34-35-36.aspx [Última revisión septiembre 2016]
3. European Food Safety Authority. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for water. EFSA Journal 2010; 8(3):1459 p.48.
4. NCT. Infections during pregnancy [En línea]. 2014. Disponible en: www.nct.org.uk/pregnancy/infection-pregnancy [Última revisión septiembre 2016]
5. NHS UK. Dehydration – Symptoms [En línea]. 2015. Disponible en: www.nhs.uk/Conditions/Dehydration/Pages/Symptoms.aspx [Última revisión septeiembre 2016]
6. NHS UK. Dehydration – Treatment [En línea]. 2015. Disponible en: www.nhs.uk/Conditions/Dehydration/Pages/Treatment.aspx [Última revisión septiembre 2016]
*Consulta a tu profesional de la salud, quien es el único indicado para proporcionarte la mejor recomendación de hidratación, diagnosticarte y tratar la deshidratación.

Aviso Importante: LA LACTANCIA MATERNA ES LA MEJOR FORMA DE ALIMENTACIÓN PARA EL LACTANTE. La introducción parcial de la alimentación con biberón puede conducir al abandono de la lactancia natural y la posibilidad de revertir esta decisión es limitada; de ahí que la alimentación con base en fórmulas lácteas debe llevarse a cabo solo ante la dificultad real de suministrar al lactante leche materna ya sea por intolerancia del niño, por ausencia de la madre o por su incapacidad para dar leche o cualquier otra razón sanitaria fundada. El uso de sucedáneos de la leche materna en forma inadecuada y/o innecesaria repercute en el estado de salud del lactante y afecta los aspectos sociales y económicos de la alimentación. Mantener la práctica de la lactancia natural como medio de mejorar la salud y la nutrición de lactantes y niños de corta edad es preocupación prioritaria de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (U.N.I.C.E.F.). El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS-1981) tiene como objetivo contribuir a proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de sucedáneos de la leche materna, cuando éstos son necesarios.