SEMANA 37

Llegando al término

El desarrollo de tu bebé a las 37 semanas

En esta semana tu bebé estará completamente desarrollado y considerado a término completo,1 no hay ninguna razón para demorar el trabajo de parto si se inicia ahora. ¡Está listo para el mundo exterior!2

Pesa 3.3 kilogramos y mide alrededor 34 centímetros desde la coronilla hasta el los pies2 aproximadamente, y estará probablemente posicionado cabeza abajo listo para nacer, a medida que se mueve hacia el abdomen inferior, se alivia la presión sobre tus costillas y podrás comenzar a sentirte más cómoda.1

Su sistema digestivo está listo para digerir la leche materna y evacuar cualquier desecho, la primera evacuación de tu bebé, contendrá los residuos que se han acumulado a lo largo del embarazo, y será una sustancia pegajosa llamada “meconio”, la cual es de color verde y puede contener “lanugo” que son cabellos que actuaron como una capa adicional de aislamiento en su cuerpo durante el embarazo.1

Aunque físicamente está completamente formado, su sistema inmunológico aún se está desarrollando, la leche materna le proporcionará anticuerpos y factores inmunológicos que le ayudarán a protegerse de infecciones hasta que construya sus defensas.2

Calcio para ambos

El calcio es esencial para la construcción de huesos y dientes fuertes;3 ayuda a la función muscular, contribuye a la coagulación de la sangre y mantiene activa la función nerviosa.3

Tu bebé obtendrá todos los nutrimentos que necesita por medio de la leche materna, por lo que debes asegurarte de consumir alimentos ricos en calcio cuando estés amamantando, el requerimiento de calcio durante la lactancia materna es mayor al recomendado durante el embarazo.*
Consumiendo una dieta correcta, deberías obtener todo el calcio que requiere,5 recuerda incluir productos lácteos, especialmente si estás amamantando.4

Referencias

1. NHS UK. You and your baby at 37-40 weeks pregnant [En línea]. 2015. Disponible en: www.nhs.uk/conditions/pregnancy-and-baby/pages/pregnancy-weeks-37-38-39-40.aspx [Última revisión septiembre 2016]
2. Deans A. Your New Pregnancy Bible, The experts’ guide to pregnancy and early parenthood. 4th ed. London: Carroll & Brown Publishers Limited, 2013. p. 49.
3. Commission Regulation (EU) No 432/2012 of 16 May 2012 establishing a list of permitted health claims made on foods, other than those referring to the reduction of disease risk and to children’s development and health. OJ L 136, 25.5.2012, pp. 1–40.
4. Department of Health. Report on Health and Social Subjects 41. Dietary Reference Values for Food Energy and Nutrients for the United Kingdom. London TSO. 1991 5. Adapted from: Theobald, H. Dietary Calcium and Health. British Nutrition Foundation Nutrition Bulletin,2005; 30, 254–255.
*Consulta a tu profesional de la salud, quien es el único indicado para orientarte acerca de tu requerimiento de calcio.

Aviso Importante: LA LACTANCIA MATERNA ES LA MEJOR FORMA DE ALIMENTACIÓN PARA EL LACTANTE. La introducción parcial de la alimentación con biberón puede conducir al abandono de la lactancia natural y la posibilidad de revertir esta decisión es limitada; de ahí que la alimentación con base en fórmulas lácteas debe llevarse a cabo solo ante la dificultad real de suministrar al lactante leche materna ya sea por intolerancia del niño, por ausencia de la madre o por su incapacidad para dar leche o cualquier otra razón sanitaria fundada. El uso de sucedáneos de la leche materna en forma inadecuada y/o innecesaria repercute en el estado de salud del lactante y afecta los aspectos sociales y económicos de la alimentación. Mantener la práctica de la lactancia natural como medio de mejorar la salud y la nutrición de lactantes y niños de corta edad es preocupación prioritaria de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (U.N.I.C.E.F.). El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS-1981) tiene como objetivo contribuir a proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de sucedáneos de la leche materna, cuando éstos son necesarios.