SEMANA 39

Preparación para la vida fuera del útero

El desarrollo de tu bebé a las 39 semanas

Faltando una semana o incluso menos para llegar a tu fecha de parto, tu bebé mide 36 centímetros y pesa 3.4 kilogramos1 aproximadamente, sin embargo, esto es sólo una cifra media ya que existe una amplia variación en el tamaño y peso al momento de nacer, también el cordón umbilical que lo une con la placenta y es parte fundamental para su desarrollo durante el embarazo, ha crecido en longitud y ahora mide alrededor de 51 centímetros.1

Las partes de su cuerpo ya están todas en su lugar y, curiosamente, al nacer tendrá más huesos que tú, en total 300 huesos y a medida que crecen, algunos de éstos se fusionan de modo que cuando sean adultos, serán 206.1

Al nacer presentará una apariencia hinchada en sus senos si es una niña, o bien en los genitales si es varón, esto es causado por las hormonas del embarazo y normalmente cualquier hinchazón desaparecerá poco después del nacimiento.1

Su cerebro está desarrollándose rápidamente en ésta etapa y continuará desarrollándose y creciendo durante su niñez y a lo largo de su vida.2

Leche materna: Soporte complejo para su desarrollo

Aunque ahora estés enfocada en el nacimiento y en el encuentro con tu bebé, dentro de poco deberás prestar mayor atención a la lactancia materna, la cual le ofrecerá una combinación equilibrada de los nutrimentos que necesita2 carbohidratos, proteínas, grasas incluyendo los AGPI (Ácidos grasos poliinsaturados), nucleótidos, prebióticos, minerales, vitaminas y anticuerpos.

La leche materna es la mejor fuente de nutrición y se adaptará perfectamente a sus necesidades individuales a medida que crezca, ayudando importantemente a su crecimiento y desarrollo.

Tips de alimentación

Mientras estés dando pecho, debes tener una dieta correcta la cual es esencial para poder satisfacer tus necesidades y las de tu bebé, así como también para su desarrollo óptimo.
Te recomendamos estos alimentos para que incluyas en tu dieta cuando estés dando pecho:3*

  • Al menos cinco porciones de frutas y verduras cada día.
  • Alimentos con almidón como pan, pasta, arroz y papas (eligiendo las variedades integrales cuando sea posible).
  • Proteínas de carnes magras, aves, pescado, huevos.
  • Legumbres y frutos secos.
  • Al menos dos porciones de pescado (rico en ácidos grasos) a la semana.
  • Productos lácteos como la leche, el queso y el yoghurt.

Una de las tantas ventajas de la leche materna es su sabor, pues absorbe los sabores de tu dieta, lo que favorece la aceptación de los alimentos cuando se comienza con una alimentación complementaria.4

Referencias

1. Deans A. Your New Pregnancy Bible, The experts’ guide to pregnancy and earlyparenthood. 4th ed. London: Carroll & Brown Publishers Limited, 2013. p.50.
2. Murkoff H, Mazel S. What to Expect When You’re Expecting. 4th ed. London: Simon & Schuster Ltd, 2009. p. 337.
3. Gandy J (Ed). Manual of Dietetic Practice, 5th Edition. Wiley Blackwell. UK. 2014 pp.237-238.
4. Cooke L, Fildes A. The impact of flavour exposure in utero and during milk feeding on food acceptance at weaning and beyond. Appetite 2011;57(3): 808- 114.
5. Robinson S, Marriott L, Poole J, et al. Dietary patterns in infancy: the importance of maternal and family influences on feeding practice. The British journal of nutrition 2007;98(5): 1029-37.
*Consulta a tu profesional de la salud, quien es el único indicado para orientarte acerca de tu alimentación en las etapas de tu embarazo o el período de lactancia

Aviso Importante: LA LACTANCIA MATERNA ES LA MEJOR FORMA DE ALIMENTACIÓN PARA EL LACTANTE. La introducción parcial de la alimentación con biberón puede conducir al abandono de la lactancia natural y la posibilidad de revertir esta decisión es limitada; de ahí que la alimentación con base en fórmulas lácteas debe llevarse a cabo solo ante la dificultad real de suministrar al lactante leche materna ya sea por intolerancia del niño, por ausencia de la madre o por su incapacidad para dar leche o cualquier otra razón sanitaria fundada. El uso de sucedáneos de la leche materna en forma inadecuada y/o innecesaria repercute en el estado de salud del lactante y afecta los aspectos sociales y económicos de la alimentación. Mantener la práctica de la lactancia natural como medio de mejorar la salud y la nutrición de lactantes y niños de corta edad es preocupación prioritaria de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (U.N.I.C.E.F.). El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS-1981) tiene como objetivo contribuir a proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de sucedáneos de la leche materna, cuando éstos son necesarios.