SEMANA 6

Protección diaria

El desarrollo de tu bebé a las 6 semanas

Llegó el momento de aprender por qué el ácido fólico es un nutriente esencial antes y durante el embarazo. Además te daremos consejos para intentar disminuir las náuseas que probablemente estés experimentando.
Durante la sexta semana se da un fenómeno llamado “cierre del tubo neural”,1 que se refiere al cierre de la estructura que dará lugar al sistema nervioso de tu bebé; el ácido fólico interviene de manera muy significativa en el cierre de este tubo. Es por esta razón que debes revisar que los alimentos que consumas sean ricos en este nutriente esencial para ti y tu bebé.
En esta semana, el corazón de tu bebé mide menos de 1 mm y ya late a una velocidad de 110 latidos por minuto, bombeando sangre a todo el embrión.1
Además, a pesar de que tu bebé mide tan solo entre 2 y 4 mm2 y luce como un renacuajo, ya se están formando las estructuras celulares que darán lugar a sus brazos y piernas, así como los inicios de su sistema digestivo,3 por lo que esta apariencia no durará mucho tiempo.3

¿SIENTES NÁUSEAS?

No te preocupes, es normal. En esta etapa del embarazo, tu cuerpo se está adaptando a la elevación de niveles hormonales (progesterona y gonadotropina coriónica humana principalmente) que se encargan de mantener el embarazo y, por lo tanto, durante este proceso de adaptación te pueden causar náusea y en algunas ocasiones vómito.5

CONSEJOS PARA REDUCIR LAS NÁUSEAS4

Come pequeñas porciones, trata de hacer 3 comidas principales al día, con 2 o 3 colaciones entre comidas.
Toma agua muy fría en pequeños tragos.
Si no puedes tolerar la comida que usualmente ingerías, intenta llevar una dieta completa y equilibrada, es decir, rica en alimentos con alto valor nutrimental, abundante en vitaminas y minerales, pero sobre todo rica en ácido fólico.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE EL ÁCIDO FÓLICO?

Además de una dieta equilibrada, es recomendable ingerir un suplemento de ácido fólico durante las primeras 12 semanas del embarazo4 (400 microgramos diarios) y si es posible, tres meses antes de quedar embarazada. Esta medida puede ayudar a disminuir en tu bebé el riesgo de presentar algún defecto en el cierre del tubo neural.
Si te acabas de dar cuenta que estás embarazada y no has estado tomando ácido fólico o un multivitamínico que lo contenga, ¡no te preocupes! Consulta a tu médico; él seguramente te recomendará que comiences a tomarlo inmediatamente y que lo continúes hasta la 12ª semana de gestación:

Tips de alimentación

Vitamina C y Hierro

Alimentos ricos en ácido fólico, el cual se encuentra en frutas, verduras, leguminosas, semillas y cereales como:

  • Verduras verdes como: espinaca, lechuga romana, brócoli, calabacitas, espárragos
  • Leguminosas como: frijoles, lentejas, alubias, habas, chícharos.
  • Frutas como: plátano y naranja.
  • Semillas como: cacahuates.
  • Cereales como: pan integral, pasta y arroz.

Referencias

1. NHS National Genetics and Genomics Education Centre. Neural tube defects: anencephaly and spina bifida [En línea]. 2014. Disponible en: www.geneticseducation.nhs.uk/genetic-conditions-54/688-neural-tube-defects-new [Última revisión junio 2014]
2. Papaioannou GI et al. Normal ranges of embryonic length, embryonic heart rate, gestational sac diameter and yolk sac diameter at 6-10 weeks. Fetal Diagn Ther 2010;28(4):207-19.
3. Deans A. Your New Pregnancy Bible, The experts’ guide to pregnancy and early parenthood. 4th ed. London: Carroll & Brown Publishers Limited, 2013. p. 31.
4. Department of Health. Report on Health and Social Subjects 41. Dietary Reference Values for Food Energy and Nutrients for the United Kingdom. London: TSO, 1991.

Aviso Importante: LA LACTANCIA MATERNA ES LA MEJOR FORMA DE ALIMENTACIÓN PARA EL LACTANTE. La introducción parcial de la alimentación con biberón puede conducir al abandono de la lactancia natural y la posibilidad de revertir esta decisión es limitada; de ahí que la alimentación con base en fórmulas lácteas debe llevarse a cabo solo ante la dificultad real de suministrar al lactante leche materna ya sea por intolerancia del niño, por ausencia de la madre o por su incapacidad para dar leche o cualquier otra razón sanitaria fundada. El uso de sucedáneos de la leche materna en forma inadecuada y/o innecesaria repercute en el estado de salud del lactante y afecta los aspectos sociales y económicos de la alimentación. Mantener la práctica de la lactancia natural como medio de mejorar la salud y la nutrición de lactantes y niños de corta edad es preocupación prioritaria de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (U.N.I.C.E.F.). El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS-1981) tiene como objetivo contribuir a proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de sucedáneos de la leche materna, cuando éstos son necesarios.