SEMANA 9

A tomar el sol

El desarrollo de tu bebé a las 9 semanas

A las 9 semanas de embarazo, la boca y lengua de tu bebé se han empezado a formar y sus papilas gustativas ya están en su lugar.1 Tu bebé mide entre 2 y 3 cm de longitud y ya se pueden identificar sus ojitos1 y nariz.2 Los órganos vitales como cerebro, corazón, pulmones y riñones ya están presentes y se están desarrollando rápidamente. Todavía es muy temprano para reconocer si es niño o niña en el ultrasonido, pero lo que sí vas a poder observar son sus pequeños movimientos.3,4 Si no has visitado a tu médico desde que te enteraste que estabas embarazada, te recomendamos que agendes lo más pronto posible una cita.

¡CUIDA LO QUE COMES!

¿Qué es preferible NO comer o ingerir durante el embarazo?
Durante el embarazo, tu sistema inmunológico se encuentra ligeramente suprimido; esto sucede para que tu cuerpo acepte adecuadamente a tu inquilino, es decir, que tu sistema inmunológico acepte a tu bebé.5 Sin embargo, esta condición puede hacerte más propensa o vulnerable a contraer algún tipo de infección. Para ayudarte, te damos algunos consejos:

Pon especial atención a la forma en la que preparas tus alimentos:
-Lava tus manos con agua y jabón antes y después de preparar tu comida.
-Lava y desinfecta todas las frutas y verduras que utilices.
-Asegúrate de comer las proteínas (huevo, carne, pollo o pescado) bien cocidas.

Evita alimentos que puedan ponerte en riesgo de contraer una infección como:
-Huevo crudo o semicrudo.
-Sushi, sashimis, almejas, ostras y otros alimentos de origen animal que estén crudos.
-Leche, yogurt y quesos no pasteurizados.

LAS NUECES Y SEMILLAS

A menos que conozcas que eres alérgica a cualquier tipo de nueces, a los cacahuates o algún alimento que los contenga, no hay contraindicación de consumirlos durante el embarazo y la lactancia, pues actualmente no existe evidencia científica que sugiera que una madre que consuma nueces durante el embarazo provoque que su bebé nazca con alergia a dicho alimento.

DI NO AL ALCOHOL

Cualquier cantidad de bebida alcohólica que consumas, por más mínima que sea, entra en tu torrente sanguíneo y atraviesa la barrera placentaria es decir, llega a tu bebé. Se ha demostrado científicamente que ingerir bebidas alcohólicas en cantidades excesivas puede afectar seriamente el desarrollo de los bebés sin embargo, no está determinada científicamente qué cantidad de alcohol es segura durante el embarazo. Por esta razón te sugerimos que mientras estés embarazada NO consumas ningún tipo de bebida alcohólica. De esta manera podrás ayudar a proteger el desarrollo de tu bebé.

EVITA EL CONSUMO DE ALIMENTOS Y BEBIDAS QUE CONTENGAN CAFEÍNA

La cafeína también tiene la capacidad de atravesar la placenta y llegar a tu bebé a través del cordón umbilical. Esto significa que tu bebé puede sentir exactamente lo mismo que tú sientes cuando tomas un café fuerte. La cafeína puede incrementar su ritmo cardiaco y hacerlo estar más alerta o, en algunas ocasiones, provocarle ansiedad. Se ha demostrado que el consumo de cafeína en cantidades excesivas durante el embarazo está asociado a que el bebé tenga un mayor riesgo de presentar bajo peso al nacer, así como riesgo de aborto espontáneo en los primeros meses. Por esta razón es recomendable que evites el consumo de bebidas con cafeína, o bien, que lo limites a un consumo no mayor de 200mg al día (el equivalente a 2 tazas de café instantáneo aproximadamente). Recuerda que no solamente el café y el té contienen cafeína, también algunas otras bebidas como los refrescos de cola, las bebidas energetizantes y algunos tipos de chocolate en barra; por lo tanto, es importante que moderes el consumo de estos productos, además de que contienen grandes cantidades de azúcar.

Tips de alimentación

La vitamina D

La vitamina D es una vitamina esencial para llevar a cabo un embarazo sano, pues juega un papel extremadamente importante en el desarrollo del sistema óseo de tu bebé, es decir, en el crecimiento de sus huesos.6
Por lo tanto, se recomienda ingerir 10mcg al día durante el embarazo.*7Para que la vitamina D que ingerimos, se transforme a su forma activa dentro del cuerpo, se requiere de luz solar, en particular de los rayos UVB; es por esto que es importante que tomes el sol de 10 a 15 minutos diariamente para asegurarnos de que la utilización de la vitamina D sea efectiva.8
Recomendación: recuerda utilizar durante el día (aunque esté nublado) un protector solar con factor de protección (FPS) mayor a 30 por lo menos en cara, orejas, cuello y manos.
La vitamina D se encuentra presente en diferentes alimentos. Sin embargo, debes recordar que esta es una de las vitaminas que se recomienda ingerir adicional a la que comas dentro de tu dieta.9 La puedes encontrar en forma de tabletas de vitamina D, o bien, dentro de un multivitamínico. Consulta a tu médico para que te recomiende la presentación que mejor se adecúe a tus necesidades. Incrementa tu consumo de vitamina D, agregando a tu dieta los siguientes alimentos:9

  • Pescado como: salmón, trucha, sardinas (Limita el consumo de pescado a 2 porciones por semana y recuerda, debe estar bien cocido).
  • Huevo (debe estar bien cocido).
  • Cereales fortificados con vitamina D.
  • Productos lácteos pasteurizados fortificados con vitamina D.

Referencias

1. NHS UK. You and your baby at 9-12 weeks pregnant [En línea]. Disponible en: www.nhs.uk/conditions/pregnancy-and-baby/pages/pregnancy-weeks-9-10-11-12.aspx [Última revisión junio 2014]
2. Deans A. Your New Pregnancy Bible, The experts’ guide to pregnancy and early parenthood. 4th ed. London: Carroll & Brown Publishers Limited, 2013. p. 33.
3. Curtis GB, Schuler J. Your pregnancy week by week. 7th ed. Cambridge: Fisher books, 2011. p. 129.
4. Murkoff H, Mazel S. What to Expect When You’re Expecting. 4th ed. London: Simon & Schuster Ltd, 2009. p. 169.
5. NHS UK. Why are pregnant women at higher risk of flu complications? [En línea]. 2013. Disponible en: www.nhs.uk/chq/Pages/3096.aspx?CategoryID=5 [Última revisión junio 2014]
6. European Union. Commission Regulation (EC) No 983/2009 of 21 October 2009 on the authorisation and refusal of authorisation of certain health claims made on food and referring to the reduction of disease risk and to children’s development and health. OJ L 277 2009;3-12.
7. Department of Health. Report on Health and Social Subjects 41. Dietary Reference Values for Food Energy and Nutrients for the United Kingdom. London: TSO, 1991.
8. Department of Health and the Food Standards Agency. National Diet and Nutrition Survey: Headline results from Years 1, 2 and 3 (combined) of the Rolling Programme (2008/2009-2010/11) [Online]. 2012. Available at: www.natcen.ac.uk/media/175123/national-diet-and-nutrition-survey-years-1-2-and-3.pdf [Última revisión julio 2014]
9. NHS UK. Vitamins and nutrition in pregnancy [En línea]. 2013. Disponible en: www.nhs.uk/conditions/pregnancy-and-baby/pages/vitamins-minerals-supplements-pregnant.aspx [Última revisión junio 2014]
*Consulta a tu médico

Aviso Importante: LA LACTANCIA MATERNA ES LA MEJOR FORMA DE ALIMENTACIÓN PARA EL LACTANTE. La introducción parcial de la alimentación con biberón puede conducir al abandono de la lactancia natural y la posibilidad de revertir esta decisión es limitada; de ahí que la alimentación con base en fórmulas lácteas debe llevarse a cabo solo ante la dificultad real de suministrar al lactante leche materna ya sea por intolerancia del niño, por ausencia de la madre o por su incapacidad para dar leche o cualquier otra razón sanitaria fundada. El uso de sucedáneos de la leche materna en forma inadecuada y/o innecesaria repercute en el estado de salud del lactante y afecta los aspectos sociales y económicos de la alimentación. Mantener la práctica de la lactancia natural como medio de mejorar la salud y la nutrición de lactantes y niños de corta edad es preocupación prioritaria de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (U.N.I.C.E.F.). El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (OMS-1981) tiene como objetivo contribuir a proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de sucedáneos de la leche materna, cuando éstos son necesarios.